Icono del sitio Cátedra altruista Ribero-Meneses

RE 8. La FAMILIA NUMEROSA de HITLER. 1. LA MUJER QUE MANDABA EN ADOLF HITLER

Reflexiones ÉTICAS-8.

Martes, 22 FEBRERO, 2022

La FAMILIA NUMEROSA de HITLER…

I… LA MUJER QUE MANDABA EN ADOLF HITLER

AUTOR:  Jorge María Ribero-Meneses Lázaro

CUANDO el Jueves 19 de Abril de 1984 descubrí que tanto la HUMANIDAD como la CIVILIZACIÓN tuvieron su CUNA en la PENÍNSULA IBÉRICA, no fueron pocos aquellos de mis Lectores que me dijeron que ya habían llegado también, “hacía tiempo” a esa misma Conclusión…, a pesar de que lo cierto es que A NADIE JAMÁS, en toda la Historia de nuestra Especie, se le había pasado ni remotamente por la imaginación que HISPANIA = ESPAÑA pudiera haber sido el ORIGEN DE NADA, machacada, masacrada, ninguneada y acomplejada como quedó tras haber sufrido cerca de OCHO SIGLOS de Invasión Sarrazena y CUATRO SIGLOS Y PICO de Invasión de las Legiones Romanas…

Pero como mi Descubrimiento era algo del más elemental SENTIDO COMÚN, pues es verdad que a muchas personas les resultó tan LÓGICO y tan RAZONABLE…, que llegaron a convencerse a sí mismas de que no les había descubierto nada nuevo porque ellas “ya lo habían intuido”….

Bien, pues con el contenido de estas Binarias “Reflexiones Éticas” va a suceder algo parecido y van a ser no pocos los Lectores de las páginas de este Ensayo y del que le seguirá en breve, que SE PERSUADAN de que ellos ya habían llegado también a la misma conclusión que yo…

Bueno, pues NO, porque los Hallazgos que me dispongo a desarrollar no se habían planteado jamás y son tan OBVIOS y tan EVIDENTES que resultan sencillamente INCONTROVERTIBLES…

Pero basta ya de prolegómenos y entremos en materia de una vez…:

Johanna María Magdalena Behrend nació el 11 de noviembre de 1901, hija “natural” de una Sirvienta (Auguste Behrend) que prestaba sus servicios como empleada de hogar de la familia acomodada del rico comerciante alemán Richard Friedländer. Pero como éste estaba casado, Auguste no sólo perdió su empleo sino que tuvo que distanciarse del padre de su hija, Richard Friedländer que, enamorado como estaba de ella, se preocupó de que un buen amigo y cliente suyo, el industrial Oskar Ritschel, contrajera matrimonio con aquella desamparada sirvienta cuya posición social cambió radicalmente a partir de esa boda que se celebró inmediatamente, en el mes de Diciembre de aquel mismo año de 1901.

Pero el improvisado e interesado matrimonio de Auguste con Ritschel apenas duró cuatro años, y una vez que Friedländer se hubo también divorciado, no dudó ni un instante en acoger a su antigua Sirvienta y a su hija María Magdalena, casándose con la que fuera su amante en el año 1908, cuando su hija tenía ya siete años.

A partir de ese momento el Padre biológico y ahora también Padre legal de María Magdalena, no sólo se hizo cargo de su hija en todos los aspectos sino que se preocupó de proporcionarla una educación esmerada, convencido como estaba de su talento y de sus grandes aptitudes intelectuales. La niña se formó en los mejores Colegios de Bélgica y una vez alcanzó la edad universitaria, María Magdalena fue enviada a estudiar a un muy Exclusivo Internado de Suiza, hemos de suponer que porque la calidad de los Estudios en FLANDES y en la antigua HELVETIA era superior o, por mejor decirlo, menos Racista y Fanática que la que por aquel entonces se recibía en las Universidades Germanas…

Porque a todo esto he omitido decir que Richard Friedlánder, a pesar de su nombre aparentemente germano, era JUDÍO. Tan Judío como lo era también su amada Hija, por lo menos en un 50%… Y esto en el supuesto, más que probable, de que Auguste, la antigua sirvienta de Richard Friedländer, no fuese igualmente Judía, pues por razones más que obvias, siempre fue costumbre de las familias judías adineradas, el rodearse de servidores de su misma raza y religión…

Y todo esto no son meras conjeturas sino deducciones basadas en el más elemental sentido común, porque María Magdalena no sólo aprendió la Lengua HEBREA sino que, llegando mucho más lejos, llegó a tener un apasionado romance con uno de los adalides y promotores Judíos del futuro Estado de ISRAEL en tierras de Palestina…

Pero prosigamos… María Magdalena creció y aquella distinguida Universitaria alemana, rubia, de preciosos ojos azules y de porte y facciones aristocráticas, viaja con frecuencia en ferrocarril de Suiza a Alemania y viceversa, hasta que un buen día quiso el Destino que el Magnate germano Günther Quandt (fundador de BMW y de familia aristocrática muy respetada y conocida…), eligiese el mismo departamento en el que ella viajaba, sentándose a su lado y entablando conversación por consiguiente, puesto que nadie más compartía con ellos ese departamento que, ocioso es decirlo, era de Primerísima Clase…

María Magdalena, Inteligente, Culta, Elegante y Muy Agraciada no había olvidado ni olvidaría nunca que era hija “natural” de una humilde Empleada del Hogar y que cuando se parte de tan modesta y tan desfavorecida condición, las Oportunidades había que saber “pillarlas al vuelo” porque la única posibilidad de “medrar” en la vida pasaba por “conseguir pescar un buen marido”… (Y aunque hoy han cambiado bastante las cosas, tampoco demasiado…).

En suma, que María Magdalena desplegó todos sus talentos y todos sus encantos en aquella conversación con Günther Quandt que se prolongó lo que duró aquel trayecto que les conducía a Berlín, quedando el fundador de BMW absolutamente PRENDADO del atractivo irresistible de aquella chica a la que, ocioso es decirlo, invitó a comer en los días sucesivos con el fin de poder seguir disfrutando de su conversación y de su deliciosa compañía…

Y así será como perdidamente enamorado de ella, Günther acabará suplicándola que se convierta en su Mujer. Proposición que María Magdalena aceptará encantada, tanto por la condición adinerada de su distinguido Pretendiente cuanto por sus estrechas relaciones con la cúpula del Partido NAZI, del que era mucho más que simpatizante… Porque consciente de su filiación JUDÍA, María Magdalena quiere asegurarse de que el hecho de ser Judía no llegará a convertirse algún día en un serio obstáculo entre ella y las muy altas Aspiraciones que se ha forjado para llegar a Triunfar en la vida…

En el año 1920 se consumará en efecto el Matrimonio entre María Magdalena  y Günther Quandt, que convierte a la antigua hija “natural” de la sirvienta de Richard Friendländer en una Gran DAMA de la Más Alta Sociedad Alemana, justamente en aquella Década de 1920 en la que comienza a fraguarse el NAZISMO en aquel País…

María Magdalena Behrendt, ahora conocida como MAGDA QUANDT, sigue con especial atención e interés todo lo relacionado con el nacimiento y ascensión del Nazismo, porque como Mujer y como Judía que es, sabe muy bien del ODIO que sienten los Nazis hacia los Judíos y teme, no sin fundamento, que todo cuanto ha conseguido en su vida al haber logrado convertirse en la esposa de uno de los industriales más importantes y poderosos de Alemania, Günther Quandt, podría llegar a malograrse si llegara a conocerse que ella era hija de un miembro destacado y eminente de la Comunidad Askenazí alemana…

MAGDA Quandt es una mujer MUY calculadora y sistemática que no está dispuesta a que su FULGURANTE ASCENSIÓN en la Alta Sociedad Alemana pueda llegar a frustrarse por una negligencia suya, al haber dejado sin atender un “cabo suelto” como ése de su condición Judía… Y de ahí el que al descubrir que su esposo era un declarado simpatizante del Partido Nazi, con el que mantenía estrechas relaciones y al que patrocinaba incluso económicamente, decidiese abrazar la misma ideología de su marido y valiéndose de sus amistades en el Partido liderado por Adolf Hitler, consiguiera llegar a integrarse en él, en calidad de Jefa de una de las áreas de su estructura administrativa…

Ya tenemos, pues, a la muy calculadora y perseverante MAGDA Quandt, conciliando sus responsabilidades familiares como esposa de Günther Quandt y como madre del único hijo del matrimonio, Harald Quandt, con sus responsabilidades administrativas en el Partido Nazi, a cuyos principales Dirigentes va conociendo progresivamente y con los que va adquiriendo poco a poco una mayor complicidad y confianza, principalmente con sus dos miembros más relevantes… Sí, porque MAGDA Quandt es una mujer CONCIENZUDA y no pierde el tiempo cultivando la amistad y el afecto de los Subalternos o Peones del Partido… NO, MAGDA se fija como objetivo ganarse el afecto y la confianza del número 2 del Partido Nazi, al tiempo que el amigo inseparable y brazo derecho de Adolf Hitler, JOSEPH GOEBBELS, porque sabe que a través de éste podrá llegar sin dificultad alguna a conquistar el Afecto del mismísimo ADOLF HITLER…

El proverbial y muy arraigado Espíritu CALCULADOR femenino alcanza en MAGDA Quandt su MÁXIMA expresión y como quiera que era una Mujer adornada con todo tipo de virtudes y de atractivos, no tarda mucho en “meterse en el bolsillo” a GOEBBELS y al propio HITLER, y a través de ellos, a toda la Cúpula del Partido NAZI… Y, por supuesto, en la medida en que va involucrándose más y más en esa Consagración suya en cuerpo y alma al NazionalSocialismo, va desvinculándose inevitablemente de los lazos que la unían a su esposo, al que ya no necesita para nada por cuanto ya ha conseguido de él lo que deseaba: que la ayudara a introducirse en la Cúpula del Nazismo…, en la Cúpula de aquel Partido que se había propuesto BORRAR DEL MAPA A SU PUEBLO…, eliminar de la faz de la Tierra al PUEBLO JUDÍO…

Aunque difícilmente iban a poder ELIMINARLA A ELLA, a MAGDA Quandt y a su hijo HARALD, si conseguía llegar a introducirse en lo más profundo del corazón del Ministro de Propaganda Joseph GOEBBELS y, a través de éste, en el corazón de ADOLF HITLER…

Y MAGDA Quandt decide, fríamente como siempre, dar el último paso que la separa de la GRANDEZA ABSOLUTA y, al mismo tiempo, de la SEGURIDAD ABSOLUTA… Sí, MAGDA se propone ENAMORAR PERDIDAMENTE al solitario, incomprendido, deforme y poco favorecido JOSEPH GOEBBELS, con el que tantas Afinidades intelectuales comparte, y una vez alcanzado este Objetivo, anuncia a su esposo, el bondadoso y comprensivo Günther Quandt, su decisión de divorciarse… Y todo esto sucede en el año 1929, nueve años después de haberse valido de Quandt para conseguir convertirse en una GRAN DAMA de la Sociedad alemana…

Quandt comprende bien las razones que mueven a su esposa, porque ha podido ser testigo del grado de confianza que ha alcanzado con todos los Jerifaltes Nazis, y como él mismo se hallaba tan estrechamente vinculado a ellos, opta por mirar hacia otro lado y por renunciar de buen grado a su esposa para que sus vínculos con la Cúpula Nazi no pudieran verse perjudicados en modo alguno…

Y la prueba de que los Dirigentes del Nazismo supieron corresponder con largueza a esa actitud comprensiva y conciliadora de Günther Quandt (que no sólo Patrocinó al Partido sino que además les entregó por entero a su EXTRAORDINARIA Esposa), la tenemos en el hecho de que Günther llegase a labrar una verdadera Fortuna negociando con los Nazis, una vez que Adolf Hitler alcanzó el Poder.

La relación, la avenencia y la complicidad entre MAGDA y GOEBBELS fueron TOTALES y ABSOLUTAS desde el primer momento…, y plenamente convencidos de que habían nacido el uno para el otro, decidieron no demorar su unión ni posponer su Felicidad Plena ni un día más, contrayendo matrimonio en 1931 en una ceremonia no poco peculiar en la que, naturalmente, ADOLF HITLER “ofició” como PADRINO del Enlace…

¡Que ÉSTA ERA LA CLAVE DE AQUELLA UNIÓN CONYUGAL, protagonizada por Joseph Goebbels, es cierto, pero en la que éste actuaba ¡EN REPRESENTACIÓN! de ADOLPH HITLER… Porque lo de Goebbels para MAGDA estuvo muy bien y resultó entretenido, romántico y hasta en algunos momentos apasionante, pero la antigua MAGDA QUANDT, ya convertida en MAGDA GOEBBELS tenía la sana costumbre de aspirar siempre A LO MÁS ALTO…, A LO MÁS GRANDE…, A AQUELLO QUE NADIE PODÍA ALCANZAR…

Y lo MÁS GRANDE en aquellos años en Alemania era ADOLF HITLER…, porque, hablemos claro, para la inmensa mayoría de los Alemanes y muy especialmente para MAGDA Goebbels, HITLER era un Ser Superior… O para decirlo más claro todavía, HITLER era DIOS…

Y MAGDA GOEBBELS, que quería con locura a su marido Joseph Goebbels y que le admiraba por su Fuerza, por su Inteligencia y por su Brillantez Oratoria, ya desde el primer momento puso sus ojos en HITLER…, puso sus ojos en DIOS…, y acabó enamorándose RENDIDAMENTE DE ÉL.

Y como suele suceder cuando una Mujer Inteligente y Bellísima pone sus Ojitos y sus Propósitos en un Hombre…, el libre albedrío de éste tiene sus días contados, porque es ya cuestión de unos días…, de muy pocos días, el que el Hombre se someta rendidamente y sin condiciones a esa MUJER…

Y ocioso es decir que ADOLF HITLER no iba a ser una excepción a esta regla, porque ni el mismísimo Dios Celestial, si existiera, habría podido resistirse a las Sonrisas…, a las Miradas Tiernas…, a las Atenciones…, a la DELICADEZA…, a la ACENDRADA BELLEZA o a la EXQUISITA ELEGANCIA de aquella Mujer, MAGDA Goebbels, que era capaz de DERRETIR y de ENAMORAR a cualquier Hombre digno de tal nombre que pusiera sus ojos en ELLA…

Y HITLER SE ENAMORÓ DE ELLA RENDIDAMENTE…, ¡claro que se ENAMORO! Porque EVA BRAUN era para él lo que Miguel de Unamuno llamaba (refiriéndose a su esposa), “Su Costumbre”… Era su Compañera y su Amante, pero NO LA ADMIRABA…, o lo que viene a ser lo mismo, NO ESTABA ENAMORADO DE ELLA… ¿Cómo podría estarlo cuando EVA era una Mujer rabiosamente Superficial e Intelectualmente PLANA..? Una Mujer así puede Gustar…, puede Atraer e incluso puede Enloquecer a un Hombre…, pero jamás podrá ENAMORARLE, SEDUCIRLE y CAUTIVARLE…

Porque EVA BRAUN era como un bello y atractivo RAMO DE FLORES que Deleita…, que Fascina y que incluso puede llegar a EMBRIAGAR con su Fragancia…, pero que no ENAMORA…

Porque el AMOR con Mayúsculas se forja principalmente a través de la Inteligencia y ADOLF HITLER descubrió esta forma de AMOR, precisamente, en la persona de MAGDA Goebbels, habiendo llegado a reconocerlo tácitamente cuando hizo la siguiente confidencia a una de las personas de su entorno: “Es la primera Mujer con la que puedo disfrutar conversando…”.

(CONTINUARÁ en los próximos días…)

Salir de la versión móvil